Blog 7 Días //

VER EL VASO MEDIO LLENO

Me he propuesto escribir al menos tres contenidos semanales y a pesar de que son textos cortos, me cuesta mucho sentarme para hilvanar palabras y dejar temas bien cerrados. Y aunque escribir se me da de manera natural cuando lo hago desde la experiencia, sea esta buena o mala, hay que encontrar el tiempo para hacerlo. Me he propuesto también que lo que escriba, si bien sale de la “guata”, tenga algún vínculo con mi área de desarrollo, con el objetivo de que el lector le haga sentido lo que aquí se dice.

Como ya dije en un post anterior, me declaro un emprendedor con todas sus letras, lo llevo en la sangre y si bien no me he hecho rico, voy avanzando. Hace poco más de un año terminé mi vínculo contractual con la empresa en la que trabajaba después de 6 años de tener un muy buen salario, y por cierto una situación económica bastante más sólida de  la que tengo ahora. Pero es un detalle no más, porque nunca estuve cómodo ganando dinero con algo que no satisfacía mis expectativas profesionales, en ese momento pensaba que tal vez cambiándome de trabajo podría mejorar mi desarrollo profesional, sin saber aún en qué terminaría todo. Finalmente me despidieron bajo circunstancias bien “rancias”, pero para mi no era importante porque el plazo en mi interior ya estaba vencido y era el momento de tomar acción para decidir que iba a seguir haciendo. Fue entonces que volví a mi empresa NOS Magazine, que aparentaba estar en una condición buena y sustentable, y claro, no me parecía que debiera intervenirla por lo que opté por la creación de una empresa paralela para prestar un servicio que ha sido mi pasión desde que terminé la universidad, el Marketing Digital.

A más de un año de comenzado este emprendimiento he consolidado una oferta bien atractiva orientada principalmente a Pymes (Marketing Digital) y profesionales (Marca Personal) con resultados bien efectivos y con una cartera de clientes que mes a mes va creciendo. Este es un proceso sin embargo, que ha tenido sus dificultades en los diversos ámbitos, como todo en la vida, porque este rubro está evolucionando de forma revolucionaria, todos los días hay algo nuevo que aprender, nuevas herramientas, nuevas técnicas y estrategias, las que  por cierto es necesario ir probando. En lo personal soy de los que prueban con mis plataformas y me gusta vivir en carne propia todo lo que finalmente quiero o puedo ofrecerle a mis clientes, de hecho esta misma plataforma nació como una herramienta de prueba para mejorar la Marca Personal, mi marca personal.

Las pruebas tienen que ver con escribir, plantarme frente a una cámara y hacer videos improvisados o más planificados, estar frente a un micrófono y hablar sobre algún tema específico, usar herramientas nuevas y un largo etcétera, que finalmente sirve para verificar la aplicabilidad de cada una de ellas y cómo podría beneficiar a mis clientes incorporándolas en sus estrategias. Aunque en este ir y venir de pruebas me he encontrado con alguna oposición de mi entorno con frases para el bronce como “No te aburres de hacer el loco?” “no te da vergüenza, hombre viejo ya?” y seguro hay otros que piensan pero no lo dicen nada… Es como un karma sentir que es tu entorno más cercano, quien tal vez sin querer, está desmoronando esa energía que todo emprendedor tiene cuando está trabajando o echando a andar un nuevo emprendimiento. Y ojo, que si afecta, si provoca inseguridad y si hace que me cuestione lo que estoy haciendo. Tengo mis momento de debilidad también, como todos. Pero como me gusta ver el vaso medio lleno, rápidamente me repongo y uso esos mismos cuestionamientos como una herramienta de control para revisar mis objetivos.

Por lo pronto, sigo trabajando en este proyecto con mucha pasión, porque me gusta mucho lo que hago, y estoy seguro que el camino es el correcto. Tengo un gran equipo de trabajo que sabe interpretar a la perfección cual es el rumbo que la agencia está tomando.