Video Marketing

Hablemos de Video Marketing

Una de las grandes tendencias en el mundo digital tiene que ver con el uso de video en las diferentes estrategias de marketing que las empresas están llevando a cabo. Diría que más del 90% de las grandes marcas está utilizando esta herramienta que no solo se abre camino, sino que cada día es preferida por una mayor cantidad de usuarios. Algunos datos que te van a sorprender. Hoy cada persona consume en promedio 40 minutos de video al día,  en YouTube, la red social de video por excelencia, se consumen unas 150 millones de horas al día de video y cada mes navegan por este sitio web más de 1800 millones de usuarios activos registrados en Google, cifra estratosférica si consideramos a todos aquellos que navegan por la Red pero que no se han registrado, lo que podría aumentarla considerablemente. En Facebook ya se están viendo más de 100 millones de horas de video al día. Twitter, Instagram, Snapchat, LinkedIn y en general todas las redes sociales están cambiando la dinámica de sus negocios integrando el video como un elemento principal dentro de su modelo. Entonces la pregunta obvia que debemos hacernos es ¿qué estamos haciendo nosotros por integrar los videos a nuestras estrategias de marketing? Probablemente la respuesta sea, muy poco o nada. Pero ¿por qué?

El video marketing es una de las ramas del marketing digital que genera contenido audiovisual para ser distribuido a través de las diferentes plataformas existentes y cumplen funciones bien específicas dentro de cada estrategia y por cierto muy efectivas en términos de conversión y ROI (rentabilidad sobre la inversión). No es casual entonces que cada día más y más empresas, personas e instituciones en el mundo (Chile no es la excepción) lo usen como una de sus principales herramientas dentro de su planificación estratégica, sin embargo, en regiones definitivamente nos cuesta demasiado subirnos a la rueda que ya está girando hace largo rato. Personalmente creo que tiene que ver con el constructo social del “qué dirán si me ven en un video promocionando mis productos o servicios” o una especie de pudor egoísta que no nos permite hacer cosas nuevas por temor a no sé qué cosa.

Lo último que debiera importarnos, si es que debiera importarnos, es lo que piensen quienes nos rodean, porque ellos no están acostumbrados a vernos en facetas diferentes e innovadoras, generando cierto rechazo, que es pasajero y no debiera influir en las decisiones estratégicas de nuestras empresas.

Esto no se trata de hacer cine o televisión, es muy diferente, está diseñado para informar, vender o persuadir, incluso compartir. Buscamos conectar con nuestra audiencia a través de la generación de contenidos que cuenten historias para interactuar con los usuarios, llegar con emoción, donde el cliente es el protagonista y lograr una comunicación altamente efectiva.

Por mencionar algunas maneras de hacer video marketing, estos pueden ser promocionales, corporativos, virales, demostrativos, testimoniales y tutoriales. Pero esa es otra historia.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *